martes, 29 de septiembre de 2009

Caballos entre bambalinas


La gran acogida que están teniendo los espectáculos ecuestres, han hecho que sigan proliferando y de esta manera empresarios experimentados, afronten el gran reto de llevar a cabo un montaje teatral, basando el tema escénico en el caballo.

En más de una ocasión hemos visto de forma esporádica la introducción de alguna escena ecuestre en cualquier tipo de narración, pero el gran interés que ese hecho despertaba ha llevado a los más lanzados a confeccionar un espectáculo, basado en el caballo y realmente es una magnífica idea que está agradando al publico del mundo entero.

En España hemos tenido la oportunidad de asistir a Apassionata y ahora a Cavalia, dos producciones en las que desarrollan sobre el escenario una puesta en escena de caballos y jinetes, en la que destaca la forma más artística de conjugar los movimientos, belleza y lealtad del animal que entre focos, público y un escenario con las mejores condiciones dentro de las posibilidades, hacen una exhibición magistral.

Esto es otra forma de entender el arte ecuestre, sus movimientos no puntúan ni son evaluados por los jueces, pero nos permiten transportarnos a través de sus movimientos y acompasados por la música observar la exhibición de belleza de unos ejemplares de diferentes razas, que aparecen impecables con sus crines al viento, luciendo su elegancia mientras cautivan al espectador sea amante o no de los caballos.

Quizá, a los que llevamos mucho tiempo entre ellos no llegue a impresionarnos tanto, pero estamos seguros de que para aquellos que no han vivido de cerca este mundillo, puede despertarles un deseo de acercamiento y apuesto sin temor a equivocarme, que más de un niño tras la sesión abandonará el recinto diciendo: “quiero montar a caballo”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario