viernes, 18 de septiembre de 2009

NUESTROS CABALLOS, EL "HISPANO-ARABE"


Nuestro caballo hispano-arabe
El caballo Hispano-arabe, es un animal de líneas rectas y proporcionadas, de tipología intermedia, de silueta esbelta, conjunto armónico y movimientos airosos.La cabeza relativamente pequeña y en forma de pirámide. Las orejas de tamaño medio y móviles, un poco separadas y con las puntas que se miran. Frente plana o poco arqueada y desde luego ancha. Ojos redondeados, tirando a grandes, expresivos, con arcadas orbitarias marcadas. Cara recta o muy discretamente subconvexa. Ollares dilatados. Labios finos. Mandíbula extensa con borde angulado. Cuello ligero, alargado y ligeramente arqueado en el borde superior. Bien unido a la cabeza. Tronco fuerte y profundo. De cruz destacada y suavemente prolongada hacia atrás. Dorso ligeramente curvado. Lomo amplio, musculado y horizontal; bien unido adelante y atrás. Grupa rectangular, fuerte, ligeramente inclinada. Cola de nacimiento en la línea de proyección de la grupa, se eleva considerablemente cuando el animal entra en acción. Pecho profundo, costillares suavemente arqueados, ijares dilatados y vientre recogido. Extremidades y aplomos de longitud media y correctamente aplomadas. En las anteriores: espalda alargada, ancha y oblicua; brazo y antebrazo, fuertes y bien dirigidos; rodilla amplia y neta; cañas de buena longitud con tendones destacados; cuartillas proporcionadas y cascos de dimensiones acordes con el desarrollo corporal. En las posteriores: muslo desarrollado, nalga y piernas largas, corvejones amplios y fuertes. Las regiones situadas por debajo de éstos, características análogas a las enumeradas para las extremidades anteriores.


No hay comentarios:

Publicar un comentario