lunes, 1 de febrero de 2010

CURRO ROMERO, EL TORERO DE LA ARMONIA


ROMERO HABLA EN EL MUNDO.ES

LA ILP DE BARCELONA

Pienso que es un atropello, algo impopular para los que la quieren prohibir, para los políticos. Yo no pienso en la tortura, pienso que el toro bravo quizá viva mejor que muchísimos animales domésticos, está muy cuidado, viven al aire libre, comen todo lo que quieren, retozan, hacen una vida de animal plena. Un cochinillo como se come en Segovia y en muchos sitios de España son recién nacidos y no le da lugar ni a hartarse de bellotas. Como les ocurre a los pollos en las granjas avícolas.


SU TAUROMAQUIA
Siempre he querido torear cuanto más despacio mejor. Lo más difícil del mundo es hacer las cosas despacio, en el toreo figúrate cómo es porque hay quien lo hace todo deprisa, hasta comer, y en este mundo de velocidad que estamos lo difícil es torear despacio.
Cuando empezaba la muleta no era grande, pero el capote sí era grande, lo que pasa es que lo recogía menos por la esclavina para achicarlo, pero a medida que iba pasando el tiempo necesitaba de capotillos más chicos porque así el toro quizá me pasaba más cerquita porque tenía menos vuelo y sentía más al pasarme el toro más cerquita. Creo que así tenía aquello más armonía.
Cualquier pase que lo hagas con sentimiento y conecte con el público es que hay algo en ello.Uno siempre quiere expresar lo que uno lleva dentro, ya sea la profesión más difícil de poderlo hacer a menudo, no depende de uno mismo, depende de ese animal, el toro, que a veces no dan las posibilidades de poder expresar esos sentimientos. Pienso que todos los días, aunque sea bueno, bonito y todo, llegaría hasta cansar. Soy currista, nunca me he traicionado a mí mismo.


SUS MEJORES FAENAS
En Madrid me quedo con un toro del Viti que el cartel era Antoñete, Paula y yo y el segundo toro que le tocaba a Antoñete por lesión de Antoñete lo tuve que torear yo. Fue un toro de estos grandotes que pesó 635 kilos en la báscula y dos pitones muy grandes, pero fue un toro bravo de esos toros bravos buenos. De Sevilla me quedo con una tarde que toreé en la feria dos toros de Benítez Cubero que con la espada corté una oreja de cada toro porque fallé varias veces. Recuerdo una crónica de Antonio Díaz Cañabate muy bonita en la que dijo algo así como "El torero de la armonía" y me impresionó al día siguiente cómo tituló la siguiente corrida "Volvemos a la normalidad".
En Granada también hubo una de esas tardes mágicas. La crónica de Zabala padre, cuando dijo que ¡que se pararon los relojes a los gitanos de Albaicin', quedó para la historia del toreo. Leo pocas cosas, pero cuando uno sabe definir el arte, sabe definirlo y plasmarlo, me da muchísima alegría.
Me he ido del toreo porque no está en el reglamento lidiar el toro enteramente con el capote, de principio a fin. Pienso que el toreo es libre y no puede estar encorsetado a un reglamento, no poder expresar lo que un artista siente. Es como si le dijeras a Paco de Lucía que no tocase con su guitarra sino con otra.

ROMERO HABLA EN EL MUNDO.ES

SUS PEORES TARDES

Comprendo cuando me lanzaban almohadillas, porque cuando te ven y se pone la gente como loca y luego no te puede ver, creo que se cabrean, pero yo pienso, como me dijo un amigo pintor una vez, cuando le dije que me decían barbaridades, "Eso es que te están riñiendo por lo que dejan de ver" y me dio ánimos ese día.
Soy un hombre templado, pero la tarde en la que un hombre me intentó agredir fue tremenda porque yo venía cabizbajo para el callejón porque acababan de echar el toro al corral y el sufrimiento esa tarde mío fue tremendo, de no poder matar al toro, era un toro que estaba como toreado y cuando iba para el callejón no me dió tiempo a verle y me tiró para el suelo. Figúrate ese hombre. Menos mal que dio conmigo porque la tensión de una tarde de toros como aquella, que te sientes humillado y luego encima te tira un tío al suelo de un empujón, con la espada en la mano. Que mirada no le echaría yo que se quedó como hipnotizado. Luego vinieron los de la cuadrilla que le dieron un empujón también, yo no los ví, pero no me gustó. Si yo arremeto con él, ya éramos dos locos.


EL MIEDO
Afortunadamente, el miedo existe y si no existiera me parece que no podrías ser torero. Creo que el instinto de conservación lo tenemos todas las especies que están en la tierra. El instinto de conservación es miedo. Si hay alguno que no siente ese miedo, es un fuera de serie.


JOSÉ TOMÁS
Está marcando una época. Es un torero ahora mismo que le interesa a todo el mundo, primero a los empresarios porque abarrota las plazas y cuando abarrota las plazas un torero... Es el mejor torero para los empresarios y para todo el que va a verlo. Yo le daría un 10 artísticamente.
Respecto a la polémica de la Medalla de las Bellas Artes, creo que se puede ser feliz con cualquier regalo, con cualquier cosa de la vida que te puede hacer feliz, y si Francisco Rivera fue feliz, que siga siendo feliz.


MORANTE DE LA PUEBLA
Pienso que Morante de la Puebla es Morante de la Puebla y Curro Romero es Curro Romero, pero que está dentro de los toreros llamados artistas. Eso se ha dado en Sevilla casi siempre. En Sevilla siempre ha habido un torero de esa línea.
SU CARTEL IDEAL
Pepe Luis Vázquez hijo, Morante de la Puebla y José María Manzanares.


EL TORO
En mi época de principio de torero embestían los toros más que ahora. Me parece que era bravura, en una palabra. Hace muchos años los ganaderos que había no vendían sus desechos, los mandaban al matadero. Hoy o hace ya años se venden a otros señores para ser ganaderos y si el dueño de esa ganadería los vende porque no le valen vienen los resultados...
Pienso que el toro era más encastado antes y prueba es que cuando yo empezaba no existían ni la cruceta del picador y que iban tres y cuatro veces al caballo, había tres o cuatro quites en cada toro, casi siempre.La muerte del toro: La palabra matar y la palabra matador de toros me da escalofríos. Nunca me he recreado en la suerte de matar. Matar hay que matar a los toros pero mi ilusión era torear, no matarlos.
La Fiesta no tendría sentido sin la muerte. Es necesaria. Hay que experimentar además la bravura del toro en el caballo, que es otra suerte que también se cuestiona. Y para torear un toro con los toros que no se le pican llevan las caras muy altas y sería difícil que el toreo sea bello.


¿SIENTE NOSTALGIA POR NO VOLVER A TOREAR?
Por una parte soy consciente de la edad, pero por otra parte siento la nostalgia de no poder expresar mis sentimientos en el toreo. De cuando en cuando añoro esos momentos. Ahora no toreo de salón. He toreado toda mi vida.
LOS TOREROS MEDIÁTICOS, LAS MUJERES Y LA JUVENTUD
Sobre todo tiene que haber respeto. En una cosa como el toreo tan seria debería haber respeto. Primero respetar al toro y luego respetarnos entre los compañeros. Unión. El toreo es libre. Cada cual coge el camino que quiere, tanto mujeres como hombres. Pero pienso que una mujer es más frágil que un hombre. Me da más miedo que un toro coja a una mujer.
Creo que el toreo es muy respetuoso, tienen que ir los niños a la plaza, que los padres los lleven como en Sevilla, hay muchas plazas... que perciban esa emoción. Yendo a las plazas es como los niños aprenderían y se harían aficionados.

FUENTE: BURLADERO.COM

1 comentario:

  1. Romero, siempre Romero

    Ventea el aire a torero,
    y la mañana clarea...
    El Junco verde torea!
    Meciéndose cual Romero
    que se fue por la verea...

    Con su pañosa de nardo!
    Su capote de azucena…
    Ay que recuerdo y que pena.
    En mi memoria le guardo
    su gloria sobre la arena…

    (f.naranjo)
    “dejabugoyoros”

    ResponderEliminar