miércoles, 9 de junio de 2010

V Encuentros escolares de equitación base en Moguer




La Federación Andaluza de Hípica tiene claro la importancia de la promoción de la hípica, para lo cual es imprescindible popularizar dicho deporte, lo que lleva aparejado dos aspectos muy importantes como son sacar los caballos a la calle y hacer posible que personas, que de forma natural no disponen de posibilidades de montar a caballo accedan a este mundo.

Pues bien, el primer paso es hacer que los jinetes que actualmente aprenden en escuelas, puedan hacer pequeñas competiciones que requieran caballos de tanda y no costosos animales y es en este marco donde encuadramos los encuentros escolares de equitación base. En la presente temporada, la Federación Andaluza de Hípica va a celebrar unos juegos escolares de equitación, y tras proponerlo, se decidió que se celebrase en el Centro Hípico Coto de Montemayor.

Con la celebración de dichos juegos se pretende varios objetivo. El fin último es mejorar la base de la pirámide de deportistas y el nivel competitivo de estos, pero siendo conscientes de las dificultades que tiene quien empieza, para disponer de medios para afrontar la competición oficial. La federación introduce de esta forma a quienes empiezan, desarrollando pruebas muy sencillas, dan a conocer otra utilización del caballo a los interesados y al público, mejorando los conocimientos de estos sobre los cuidados del caballo.

Con el propósito de dar a conocer la práctica de la hípica se hace un gran esfuerzo para la asistencia, lo que conlleva una importante labor de dar a conocer los municipios afectados en la organización, haciendo a estos focos de atención y mostrando sus atractivos turísticos.

El sector de la hípica es importante, pues bien dirigido puede ser una importante salida laboral para gran cantidad de aficionados. Son necesarios buenos profesionales en los cuidados y monta de los caballos, así como profesores que lleven a cabo una enseñanza de calidad. Igualmente supone un importante desarrollo emocional para practicantes, ya que potencia los sentidos de responsabilidad y esfuerzo, debido a que se trabaja con un ser vivo que requiere de cuidados, entrenamiento…. La convivencia entre los participantes, al tratarse de una prueba de fin de semana, hace que se relacionen entre ellos y aprendan a convivir y a estar más cerca de lo que es el mundo del caballo.

Cada escuela podrá estar representada por tres equipos de tres o cuatro alumnos de las categorías que escojan, excepto el Comité Organizador que podrá tener seis equipos. Los equipos han de ser jinetes de una misma categoría, estableciéndose estas de la siguiente forma: Benjamines (6, 7 y 8 años), Alevines (9, 10 y 11 años) e Infantiles (12, 13 y 14 años). La puntuación que se tendrá en cuenta será la de los tres mejores clasificados de cada equipo.


fuente: fah

No hay comentarios:

Publicar un comentario