domingo, 25 de agosto de 2013

EL CUIDAD DE LOS "CHISMES" VAQUEROS (III)



La concha, la perilla y todo el armazón:
dado que no muestran la flor, no se engrasarán nunca, solo se aplicará la espuma de jaboncillo y se dejará secar a la sombra, ya que con la grasa que aporta el jaboncillo es más que suficiente para conservar este cuero que no tiene flexiones. Es recomendable no engrasarlo para obtener un cuero seco y duro que resista golpes y rozones sin marcarse. A lo sumo podremos dar una mano de Nivea una vez al año para hidratar. En el armazón lo único que deberemos engrasar es la estribera, insistiendo en la vuelta de la hebilla.


Fuente: LEO ZOREDA