martes, 27 de agosto de 2013

YEGUADA BAONES





Enclavada en pleno corazón del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, está la bella población de Almonaster la Real y allí, desde hace más de 120 años, una familia de ganaderos, los Baones, se dedican a la cría del P.R.E. Pero no es una ganadería más, es uno de los pilares fundamentales del caballo español moderno. 

Su influencia en Yeguada Militar. La afirmación anterior no es gratuita, ya que en la Yeguada Militar, cuando se propusieron modificar las características funcionales del P.R.E., allá por los años 40 del siglo pasado, acudieron a esta yeguada para proveerse de sementales que, a su perfección morfológica, unieran la movilidad hacia arriba y, sobre todo, hacia adelante, que tanto escaseaba en aquella época y que, desgraciadamente, también escasea en estos tiempos. Los caballos españoles con impulsión y con funcionalidad, y no sólo cautivante belleza, son, sin duda alguna, obra de estos ganaderos en gran medida. 

Para ello, los responsables de la Yeguada Militar adquirieron diversos sementales a los hermanos Baones, entre ellos ‘Bilbaíno II’, ‘Lebrero’, etc. Fue ‘Bilbaíno II’, uno de los más equilibrados y correctos españoles de aquella época, tordo, subconvexo en grado mínimo y de magnífica estampa y porte de caballo moderno y, lo que es mejor, extraordinario raceador. 

En cambio, ‘Lebrero’, castaño encendido, de frente semirecta y con un tronco envidiable, pero con unas extremidades un poco débiles para soportar la ampulosidad de tan magnífico tronco, fue un sobresaliente raceador y fundador de una estirpe de caballos castaños que habría de ser famosa a través de uno de los caballos más perfectos, de mayor clase y de la más envidiable factura que, como raceador y como individuo, puedan darse; nos estamos refiriendo al celebérrimo patriarca ‘Maluso’ que, con casi 25 años a sus espaldas, tuve el privilegio de admirarle en el año 1974 en el Depósito de Sementales de Jerez acompañado de mi padre. 

Maluso’ fue el progenitor de un digno representante de esta estirpe, del insuperable ‘Agente’, desgraciadamente desaparecido prematuramente en 1973, como consecuencia de la tristemente célebre Bedsoniasis, y que fue el caballo de más puntuación en el Depósito de Jerez, cuya morfología singular, rozando casi la perfección, se nos hace inolvidable. A ‘Agente’ le siguen en la dinastía malusiana ejemplares tan extraordinarios como ‘César’, ‘Talismán’, ‘Jerezano’, ‘Sereno’, ‘Hebráico’, etc. 

Enmarcado también en la variable clásica, otro caballo nieto por parte paterna de ‘Celoso III’, y a la vez bisnieto por parte de la madre, que fue ‘Juglar’, el cual contó con una distinguida prole en el Depósito de Jerez, por sus altas puntuaciones, que comenzando por ‘Adentro’, ‘Debo’, ‘Germano’, ‘Pénico’ y ‘Zéfiro’, continua con ‘Bergante’ y ‘Bébeco’, terminando en la actualidad con numerosos sementales. 

En el momento actual existen estirpes o familias creadas por la capacidad potencial y persistencia raceadora de estos sementales, que han ido sucediéndose y que, algunos todavía viven; los cuales, con su potente dotación germinal, han sido capaces de imprimir una tendencia genética dentro de la raza, polarizada hacia la consecución de un tipo de caballos con siluetas estilizadas, suaves y armónicas, características definitorias de la plástica preponderante de la tipología del grupo más numeroso de nuestra actual P.R. E. y, sobre todo, con esa funcionalidad que era impensable en la raza hace 75 años. 

Orígenes e historia. 
El origen de esta yeguada data del último cuarto del siglo XIX, siendo la antigüedad oficial del año 1890, según podemos apreciar en el certificado del Sindicato Nacional de Ganaderos que preside el impresionante y cuidado guadarnés de estos prestigiosos ganaderos. 

La ganadería fue fundada por don Fernando Baones Martín, médico militar destinado en Cádiz que, al casarse con doña Emilia Bolaños Romero, natural de Almonaster la Real (Huelva), ambos deciden afincarse en esta población. Dada su afición a la equitación, adquieren unas yeguas españolas en tierras de Jerez de la Frontera. Estas yeguas fundadoras eran ‘Cartujana’, ‘Condesa’, ‘Negrera’, ‘Relojera’ y ‘Zaína’, siendo su primer semental ‘Alito’ y marcando sus productos con un hierro que era una “F” y una “B” entrelazadas. 

Más tarde, a la muerte del fundador, la yeguada pasa a sus dos hijos, Misael y Fernando Baones Bolaños, que incorporan yeguas y sementales del Hierro del Bocado y de Miura, conformándose así, con estos prestigiosos orígenes, de forma que se mantienen hasta la actualidad. Durante este periodo la yeguada pasa a denominarse Hermanos Baones y cambian el hierro por el de la “H” y la “B” entrelazadas. Es, en esta época, cuando la yeguada adquiere su máximo esplendor con sementales como ‘Mirlito III’, elegido por la Facultad de Veterinaria de Córdoba como prototipo de la raza, ‘Bilbaíno II’ o ‘Lebrero’, padre del famoso ‘Maluso’ y, por tanto, abuelo de ‘Agente’ y bisabuelo de ‘Levitón’, es decir, fundador de la línea de mayor prestigio de la Yeguada Militar. A la muerte prematura de don Misael, su hermano Fernando se hace cargo de la yeguada, quien, siguiendo las preferencias oficiales hacia los caballos de perfil recto, orienta la yeguada hacia la línea del Hierro del Bocado, utilizando sementales de este hierro como ‘Cafre’, ‘Furioso’, ‘Hacendado IV’, etc. A partir de 1965, la yeguada comienza a utilizar sus propios sementales, entre los que destacan ‘Atinado’ y ‘Bordador’. 

En 1972, a la muerte de don Fernando Baones Bolaños, heredan la ganadería sus sobrinos don Fernando y Misael Baones González, pasando la yeguada a denominarse con el nombre de ambos y manteniendo el mismo hierro de su padre y su tío, la HB. 

En septiembre de 1996 ambos hermanos deciden dividir la yeguada, adjudicándose a don Misael la mitad de la misma. El lote estaba compuesto por las yeguas ‘Arriera’, ‘Bolera’, ‘Bullidora’, ‘Distinguida’, ‘Gitanilla’, Mercenaria’ y ‘Negrera’, cuatro potras hijas de ‘Alfarera’, ‘Bilbaína’, ‘Bullidora’ y ‘Tapada’, así como varios machos, y manteniendo esta parte el código ganadero que anteriormente poseían. Ambas partes siguen marcando con el mismo hierro. Una prte pasa a denominarse Yeguada Misael Baones González que, en 2009, cambia ligeramente el hierro para diferenciarlo de la otra parte, que pasa a llamarse Herederos de Fernando Baones González. 



Texto: A.Pérez 
Fuente: Trofeocaballo.com