viernes, 20 de septiembre de 2013

EL CUIDADO DE LOS "CHISMES" VAQUEROS. (VI)




LA CABEZADA. 
Tiene algunas particularidades en cuanto a su engrase. La limpieza es la misma que detallamos para los correajes, sabiendo que hay que insistir en las vueltas de las hebillas, con la salvedad de la frontalera la cual no debe engrasarse apenas para que no se caiga y coja vicio. Lo mismo ocurre con el mosquero, solo deben engrasarse las agujetas cuatro dedos a partir de la frontalera, de este modo la parte alta estará flexible permitiendo el juego del mosquero y la parte baja quedará rígida para lograr que el mosquero vaya acompasado lanzando todas las agujetas a un tiempo en la misma dirección. 


Autor: LEO ZOREDA.